lunes, 9 de abril de 2012

El poder de la mente.


No hace mucho tiempo leía este texto que ahora te comparto.  

"—La mente es un magnífico criado pero un amo terrible. Si piensas sólo cosas negativas, es porque no has cuidado tu mente y no has dedicado el tiempo necesario para entrenarla a pensar en lo bueno. Winston Churchill dijo que «el precio de la grandeza es la responsabilidad sobre cada uno de tus pensamientos».   A partir de ahí podrás conseguir esa disposición mental que persigues."  

Es justo comentar que casi el mismo día que esto escribía, escuchaba una frase que hablaba acerca del imperio de la cabeza, eso me hizo recordar el texto anterior.  En mi caso personal soy un fiel creyente de lo que podemos hacer por nosotros mismos cuando somos capaces de controlar nuestros pensamientos.  Desde aquella persona que desarrolla en su mente alguna enfermedad que no tiene, pero con sus pensamientos logra padecer todos los síntomas, hasta aquella que vive motivado para crecer y desarrollarse a pesar de (o apoyado en) las circunstancias que vive día a día.  

Durante algún tiempo he notado como un pensamiento mal enfocado puede destruir una comunidad, una amistad, una relación o incluso a alguna persona. Seguramente, al igual que yo, conoces a esa pareja que a partir de algunos celos infundados han terminado lo que parecía ser una fuente relación, o a esa persona que se auto castiga, cuando fracasa y sólo se lamenta sin más razón que mantener viva la experiencia del fracaso.  Por razones del destino he estado cerca de personas que se derrotan en la enfermedad, haciendo que hasta la mejor medicina sea inservible y resignándose a la espera de la muerte, hasta que esta los alcanza.

Para mi, no deja de ser sorprendente lo que la mente puede hacer por nosotros, y la forma en la que podemos controlarla, o la forma en la que alguien mas puede controlar la mente de otros, casos grandes y reconocidos como Hitler o Jesús, así como esos pequeños líderes de equipo que logran convencer y motivar en una importante competencia.  Todo está en el poder que otorgamos a alguien más para afectar nuestra mente.  Pero lo que más me sorprende, es la manera en la que inconscientemente nos dejamos afectar por el ambiente que vivimos sin apenas notarlo, al hablar de ambiente me refiero a todo eso que socialmente nos rodea, desde los comerciales de televisión, hasta los discursos políticos o religiosos de nuestra comunidad.  

Esta influencia del ambiente es todo un tema de análisis que deberíamos realizar de manera continua, así  de esta forma, poder seleccionar lo que realmente queremos que nos afecte, y lo que no queremos que llegue a nuestra mente.  Este análisis requiere algo de esfuerzo, quizá por eso no lo hacemos continuamente, además que es importante tener pleno conocimiento de quien y que somos. ¿Muy complejo? si, seguramente, pero la opción es dejar que el ambiente nos invada y defina lo que somos.  Quizá al inicio es complejo, pero de a poco se convierte en una costumbre fácil de llevar.

Para mi es importante poder seleccionar lo que en mi influye. ¿Que tal para ti?

No hay comentarios: