jueves, 23 de septiembre de 2010

Manejando voy.

¿Sabías que odio manejar? Así de simple, odio manejar, es para mi una tarea tan simple y básica, antes hasta los caballos podrían aprenderse el camino que a diario recorrían y podían mantener esa misma ruta, ahora resulta que nosotros tenemos que dedicar gran parte de nuestra concentración para llevar un vehículo de un lugar a otro.


Es increíble que con tanta tecnología existente no podamos aún tener algo suficientemente “inteligente” para controlar ese vehículo que ahora depente totalmente de nosotros. Imagina por un momento que mientras vas rumbo al trabajo puedes seguir durmiendo un rato más, ir jugando tu videojuego favorito o incluso leer este increiblemente interesante blog (bueno, está bien exageré un poquito).


No dudo que por allí en algún lugar del mundo ya esté probándose algún tipo de tecnología que nos evite eso de tener que perder nuestro tiempo manejando, mientras tanto te dejo pues tengo que dirigir ese montón de fierro que está afuera de casa hacía el trabajo.

No hay comentarios: