martes, 11 de mayo de 2010

El recuerdo de una pasión

Hace un par de días alguien hizo un comentario que me hizo recordar mi pasión por la lectura.

Por lo que recuerdo mi caso era severo, una de las cosas que más me presionaban era la posibilidad de morir, o quedar físicamente imposibilitado para leer esa enorme cantidad de libros que ponía en mi lista de pendientes, y que cada mes crecía a pesar de dedicar mucho tiempo a esta actividad. Había días en los que podía pasarme frente a un libro por horas hasta que este se terminaba.

Más que una distracción era una situación muy estresante que por lo que recuerdo me apasionaba bastante. Pocos eran los que disfrutaban la lectura donde yo vivía, así que no había muchos con quienes compartir los sentimientos y emociones que algún libro me provocaba; debo reconocer que era una actividad bastante solitaria, que en varias ocasiones lograba aislarme del mundo. De a poco me fui involucrando en algunos roles sociales y deportivos que convirtieron a la lectura en una mera distracción.

Ahora me doy cuenta que aunque ya perdí aquella frenética pasión por los libros, aún me apasiona la lectura, ahora en su mayoría mis lecturas son blogs, editoriales, noticias, o profundos micro-comentarios en alguna red social.

Me agrada saber que aquella vieja emoción por la lectura, ahora se convirtió en un puente entre las ideas de muchos otros y mi limitado conocimiento.

Ahora tendré que reconocer y agradecer a muchos "autores" modernos.




No hay comentarios: