jueves, 18 de febrero de 2010

Las palabras siempre van cargadas de la emoción de quien las interpreta, más que de las emociones de quien las produce.

1 comentario:

Minipunk dijo...

Interesante refelexion, estoy de acuerdo.