lunes, 18 de enero de 2010

La gran nube computacional

Eso del cloud computing (nube computacional) me hace recordar aquellas épocas en las que la infraestructura "cliente - servidor" era la regla, ahora lo vemos de forma muy semejante pero en forma portátil y con mayores posibilidades.

Recuerdo como nos emocionábamos cuando cambiamos de aquel paradigma "cliente - servidor" a un esquema local, ahora si teníamos nuestros programas en nuestra propia computadora, no era necesario estar conectado a ninguna red; instalábamos programas a montones pues ya no dependíamos de la infraestructura del centro de cómputo, ni de la buena disponibilidad del administrador de sistemas. Era nuestra computadora, nuestros programas y nuestra información. Lo que más gozábamos era la libertad de hacer cualquier cosa con nuestro equipo, a pesar del riesgo de perder toda nuestra información, y de las horas de configuración y respaldos cuando cambiábamos de equipo (A muchos nos pasó).

Ahora entramos a la época donde nuestros datos y programas están en la nube, ya no tenemos que instalar muchos programas, ya no hay que respaldar datos cuando cambiamos de máquina, todo anda fácil y rápido cuando nuestra computadora se descompone, o solo nos cambiamos a otra. Todo parece muy bonito, pero volvemos a caer en las limitaciones del servicio, como estar siempre conectado, dependencia de los recursos asignados, y en algunos casos disponibilidad del administrador de sistemas.

Tal parece que en la tecnología aplica también eso de: "No se puede todo en esta vida".

No hay comentarios: