martes, 5 de mayo de 2009

5 de mayo, celebración para analizar.

La batalla del 5 de mayo es una de esas celebraciones que han formado el tradicional comportamiento del méxicano, cumpliendo aquel dicho popular que dice "Jugamos como nunca, perdimos como siempre". Fue en realidad lo que pasó en la famosa batalla de puebla. Reflejado en un partido de futbol sería como decir que metimos un gol, lo celebramos como si hubieramos ganado el partido, pero al final el contrario metió a los mejores de su equipo y zas nos ganó el partido completo; ahora, casí 150 años después seguimos celebrando ese gol, minimizando la importancia de haber perdido el partido.

Es cierto, ganamos una batalla (yo no, pero como mexicano me toca incluirme), les dimos con todo a un mini-ejercito de francecitos, pero un año después llegan con un ejercito de verdad, y ¡zas! en unos días toman puebla y casí enseguida llegan a la capital, así, al final vienen y nos ganan el partido (nótese que aquí tambien me incluyo).

Es curioso que nuestras grandes celebraciones se basan generalmente en victorias parciales y/o simbolismos sin mucho sentido (como los niños heroes) ¿Será que eso inconscientemene nos impacta directamente en la cultura del mexicano?

Me pregunto también si en francia celebran el 19 de mayo, deteniendo la vida estudiantil (El 19 de mayo es la fecha cuando al siguiente año ellos ganan, en el mismo lugar que antes nosotros habiamos ganado).

Algo más, después que ellos ganan, durante algunos años se queda el gobierno a cargo del austriaco Maximiliano, este tipo inicia la liberación de esclavos, desarrolla los recursos naturales del país, se opone a darle a la iglesia los bienes nacionalizados y se niega a retirar la libertad de culto; todo un tipazo el buen Maximiliano. Pero en ese momento llega Juarez de revoltoso (seguro era perredista) apoyado por los gringos (que como siempre solo buscaban armar guerras para mover su economía) y defendiendo una ilusión republicana (absurda) se lanzan contra don Maximiliano. ganando y fusilándolo, mientras que su esposa se vuelve loca escapando de regreso a europa (pobre doña, se fue cantando aquella de "nosotros que nos queremos tanto, debemos separarnos, la lalalala").

Es impresionante lo que uno puede conocer de la cultura de un país conociendo sus celebraciones principales.

No hay comentarios: