miércoles, 15 de octubre de 2008

Viejos amores.

Hay algo que debo reconocer, hace mucho tiempo me podía clavar horas armando código, en ocasiones dormia solo un par de horas al día para regresar a lo que estaba.  Gracias a eso puedo decir que orgullosamente puse a aquella empresita donde trabajaba en un nivel diferente, algunos de los proyectos que se vendían era por la impresión que en aquel entonces la intranet entregaba al cliente.  La intranet la había diseñado yo, me pasaba noches enteras en la oficina y al final logré algo muy interesante, siempre apoyado siempre por una persona de diseño gráfico (si no se ve lindo, no vende).  
Bueno, la idea era hablar de mi antigua pasión. "Tirar código" para mi es algo impresionantemente divertido, entretenido y lo disfruto mucho, para mi es como para un escultor su obra,  me clavo y se me olvida el mundo.  
Desgraciadamente, en la posición en la que estoy ahora, ya es difícil que pueda meterme continuamente a tirar código, pero cuando sucede, me encuentro nuevamente con ese viejo amor y nos entregamos mutuamente.  

No hay comentarios: