jueves, 4 de septiembre de 2008

Listo, ya estoy del otro lado del mundo, en realidad ya tengo mas de dos días acá, y ya estoy aprendiendo los tecnicismos locales, lo malo es que comienzan a aparecer en mi forma de hablar esas vocales alargadas, que aparecen en algunas palabras.

Por otro lado debo reconocer que la arquitectura de la zona me tiene maravillado, me encantan los edificios que casí en cada esquina aparecen, con muchos estilos diferentes, con huellas de la historia y sobre todo con un orgullo increible.  

Es una ciudad para visitar con un buen par de tenis y muchas ganas de caminar. 

No hay comentarios: