jueves, 21 de agosto de 2008

Y en la escuela, vamos avanzando...

Hoy ya no hubo lágrimas, solo estuvo una carita triste mientras preguntaba si podía regresarse a casa, fue suficiente un "No", para resignado comenzar a caminar.   Lo bonito de esto es que su amigo, nuestro lindo vecinito un año mayor que el enano, lo esperaba unos metros adelante y como si fuera su responsabilidad, le puso la mano en la espalda y comenzaron a avanzar ¡Ese niño es grande!  No puedo decir hasta donde lo acompaño, por que nos retiramos sin voltear, pero sé que, cuando volvimos a verlo desde la reja el enano ya estaba en su salón. En varios ocasiones trató de encontrarnos entre los padres que allí andabamos, pero nunca logró hacerlo, así que resignado al sonar el timbre fue a formarse y se comportó como otro niño mas.

Creo que vamos avanzando.

No hay comentarios: