domingo, 31 de agosto de 2008

A volar

Pues ya estoy en el aeropuerto, hace media hora me separé del enano y de su madre, la enorme maleta ya debe estar arriba del avión y en una hora estaré dentro de la cabina de un avión, disfrutando a los enanos verdes, a soda stereo y hasta a Chava flores.

El destino es Buenos Aires, el viaje durará toda la noche y el propósito es trabajar haciendo muchas de esas cosas que hacemos los que presumimos de saber un poco de las cosas de sistemas.

Por ahora solo soy dueño de mi angustia, por dejar al pequeñito y a su madre, estoy seguro que ellos también tienen el corazón hecho bolita. Es nuestra primera gran separación y aunque pareciera que todos estabamos tranquilos, por dentro todos estabamos sufriendo un poco.

Ya voy a dejar de escribir pues el sentimiento es fuerte y seguro me sale una lágrimota.

No hay comentarios: