lunes, 11 de agosto de 2008

Reunión de padres y entrega de material

El día de hoy hubo una reunión de padres en la próxima escuela del enano, para esta reunión se había entregado con anterioridad una lista de cosas que había que entregar hoy. Nosotros, como buenos padres cumplidos (mucho tiene que ver la presión de la mamá), orgullosamente cargabamos con la enorme bolsa de materiales que habiamos realizado y/o comprado.
Al llegar a la escuela, lo primero que notamos era que solo nosotros llevabamos una bolsa tan grande de cosas, después pasando al salón, vimos que ya había otra persona allí con una bolsa semejante, pero no tan cargada como la nuestra, los otros padres no se veía que cargaran con nada. Nos sentamos, esperamos a que la maestra comenzará a platicar con nosotros, ella comenzó su charla y cuando tocó el tema del material, nos sale con un "no se preocupen todo este material pueden obtenerlo del libro tal o cual, que nosotros la próxima semana les vamos a entregar". ¡Zas! Afortunadamente la mamá del enano había quedado detrás de mi, así que no pude rodear cariñosamente su cuello con mis manos, al mas puro estilo de Homero Simpson.
Y es que durante varias semanas el único estresante tema de la mamá del enano fue: el material de la escuela, las letras, el bote forrado, el iman, el tablero, así un mundo de cositas. Hubo reclamos al por mayor, tensiones para poder adquirir algunas de las cosas y un mundo de trabajo manual. Sinceramente, no sabía a quien lanzar por la ventana (aprovechando que estaba cerrada y tenía barrotes); la maestra era mi primera opción, pues la tenía casí enfrente, la mamá del enano estaba atrás de mi, pero analizando las opciones no me quedó otra que seguir atorado en la diminuta silla y levantar la mano para preguntar que pasaría con los que ya llevabamos el material, creo que ella hasta se asusto y penso en aquello de "siempre hay una primera vez". Tranquilamente se acercó, vió algunas cosas de las que llevabamos y nos dijo que podiamos utilizarlos. ¡Genial! Con eso permitió que el enano aún disfrutara a su madre unos años mas.
Al final, salí contento, siendo el representante auxiliar del grupo, "orgulloso" de haber cumplido en algo que no tenía que haber cumplido, y con la felicidad de saber que el enano tendrá su material elaborado casí de manera artesanal y los otros chicos no.

1 comentario:

Ave Fenice dijo...

yo apenas pague el transporte hoy.... que verguenza