lunes, 18 de agosto de 2008

Mi primer dia de clases, bueno del enano.

Son las 3 am cuando comienzo a escribir esto, tengo ya un par de horas sin dormir, al parecer el sueño se fue para no volver el día de hoy. Una de las causas de esto es el inicio de clases, no es que yo vaya a regresar a la escuela, es que mi enanito tendrá hoy que enfrentarse al mundo de los escolares y su padre está nervioso. Hay mil preguntas en el aire, ¿le gustará? ¿hará amiguitos? ¿lo tratará bien su maestra? ¿podrá désabrochar su pantalón a tiempo para evitar mojarse en una de sus urgencias? ¿se encontrará con sus novias del Kinder? Hay tantas cosas. Hoy serán cinco horas de sufrimiento para su padre, espero que mientras yo sufra, el disfrute.



Se que es un chico listo, se que tiene muchas cualidades, pero imagino que es normal ponerme así al ver que de repente el enano tiene que salir de mi burbuja de protección, si la madre lloró la primera vez que lo dejamos en una guardería a sus casi cuatro años, porque no voy a ponerme nervioso en su primer día enfrentando a la escuela primaria.



El está muy emocionado, ya hay varios amiguitos de la misma calle, en la escuela en grados superiores que le han platicado las maravillas de la primaria. Incluso, contamos con el apoyo de un par de ellos, sabemos que lo aprecian y prometieron cuidarlo, pero es mi enanito, tengo derecho a preocuparme por el.



Me emociona saber que ya es grande, que él comienza una nueva etapa, que aprenderá miles de cosas y que entenderá la vida de forma diferente. Me da gusto verlo contento por lo que está iniciando, deseo que todo sea como el se imagina o mejor.



Si todo va bien estaré por la tarde escribiendo los pormenores de este memorable dieciocho de agosto.



Vaya que quiero a este tipito

No hay comentarios: