miércoles, 18 de junio de 2008

Monólogos interesantes.

Algunas personas pensamos que todo lo que decimos debe ser interesante para los demas (por eso escribo el blog para que el mundo aprenda de mi).

Curiosamente me rodean algunas personas que cuando aparece un momento de silencio, con tal de llenar el vacio, hacen comentarios acerca de su infancia y/o la historia de algún jugador de fútbol. En ocasiones prestas atención, pero cuando la charla se vuelve monólogo, se pierde cualquier interes en la conversación. La verdad es que en ocasiones les he dicho cosas como: "Si tu sabes tanto de ese tema, ¿Porqué no lo pones en un blog o en un podcast y así lo compartes con muchas otras personas?" No siempre he recibido buenas respuestas, pero generalmente eso me da oportunidad de hablarles un poco acerca de lo que es un blog o un podcast, incluso les recomiendo algunos y de esta manera termino con el monólogo que estaba sonando en el ambiente. Como generalmente son personas que solo usan las computadoras para el trabajo rutinario, cuando vuelve a repetirse la ocasión, vuelvo a sacar el tema de la creación de un blog. Incluso he llegado a crearles alguno que otro, que jamás prospera mas allá de uno o dos posts.

Lo molesto de este tipo de personas es que si alguien trata de interrumpir su monólogo ellos elevan el tono de voz para no ser interrumpidos. O existe el otro que cuando alguién realiza un comentario mientras el expone sus "interesantes" ideas, escucha silenciosamente y esperan a que termine para ignorar su comentario y continuar con la exposición de su "interesante" idea.

No hay comentarios: