miércoles, 11 de junio de 2008

Mi sueño de una superboda

No soy muy dado a mantener tradiciones solo por el hecho de mantenerlas, generalmente tengo que justificarlas de alguna forma o definitivamente las descarto. Las justificaciones para realizar algunas tradiciones pueden ir desde "si no lo hago explota el mundo" hasta un "El enano (o la mamá) va a ser feliz con esto". De otra forma no soy muy dado al tema de realizar una actividad solo por el hecho de que siempre se ha realizado así.

Una de las tradiciones que me parecen muy poco prácticas, que yo no realicé en su momento, es el tema de la "superboda". En varias relaciones en las que estuve, cuando se tocaba el tema de la "superboda", me llegaban con el argumento de que era el sueño de toda mujer y que nada me costaba cumplirlo (solo dinero claro); yo siempre argumentaba: "Vale ese es tu sueño y lo cumplo, pero mi sueño es casarme vestido de mickey mouse y con la novia vestida de mimy, en el castillo de disney y con todos los invitados vestidos de personajes de disney, sin olvidar a campanita poniendo el famoso lazo matrimonial". Era mi sueño y al igual que el de ella tenía que ser respetado y cumplido, nada le costaba tampoco (solo dinero, nuevamente). Así logré salvarme de varias insinuaciones.
Tiempo después vi como disfrutan los novios organizando su boda, mas aún cuando ya cumpliendole a la soñadora novia, se dan cuenta que aquella frase: "nada te cuesta" es parte del sueño; pues en la realidad si cuesta y no solo dinero, disgustos, problemas, hasta en el trabajo afecta.

Agradezco a la mamá del enano, por ser ella quien se atrevió a estar conmigo sin cumplirse ese sueño, aunque me haya tenido que olvidar yo del mio.

Por cierto, en mi sueño tenian que aparecer los viejitos que aparecían en algún programa infantil y que se sentaban en el palco de un teatro, siempre criticando todo y a todos. Ya sé, no son de disney, pero qué, era mi sueño, no tenía que ser lógico ni respetar marcas comerciales.

No hay comentarios: