miércoles, 4 de junio de 2008

Encontré a mi abuelo.

Este fin de semana, me volvió a pasar, a veces mi mente divaga a mi infancia y me saca mil recuerdos que me provocan una sonrisa. La primera vez que me sucedió eran las 7 am, un lunes, aún obscuro, yo en mi auto
esperando el cambio de semáforo, cuando un señor ya grande se cruza
frente a mi en su bicicleta con un pequeño de unos 6 o 7 años, el
pequeño se veía feliz, al parecer iba muy contento o eso fue lo que yo
quizé ver, allí mi mente comenzó a divagar y de repente pensaba en lo bonito que sería llevar al enano así a la escuela, y poner en el, esa alegría que traía el pequeño que yo veía. Fue tanta la ternura que me causaron, que olvidé que ellos iban en bicicleta, en la obscuridad de la madrugada, con frio e incomodos. El pequeño se veía tan feliz que todas esas incomodidades no importaban. El iba felíz.

El viernes, mientras esperaba mi turno para el uso de un cajero, ví a una familia de tres personas, papá, mamá y una niña de 4 o 5 años; la señora estaba esperando a que el señor y la niña salieran del cajero automático. El señor se notaba confundido frente a la máquina, abre la puerta del área del cajero y le pide ayuda a quien estaba delante de mi, la persona entra y con su ayuda el señor logra sacar un billete de 200, el se voltea con la niña y le sonrie mientras le muestra el billete, la niña le abraza una pierna y con ella colgada comienza a caminar. Salen muy contentos y van a presumirle el billete a la señora, ella les dice algo y se retiran con la niña bien felíz y tomando la mano de ambos. Toda esa escena me dió tanta ternura, ellos eran felices con un billete de 200.

Ambos momentos me trasladaron a cuando mi abuelo me llevaba caminando a la escuela, el incluso me cargaba en sus hombros cuando yo le decía que ya iba cansando, el cargaba conmigo y con la mochila hasta los 9 años. Ese señor realmente me quería y para mi era el mejor de los abuelos aún cuando el único zapato que podia usar eran unas simples chanclas de correa y cuando se vestía "bien" usaba sus huaraches de cuero.

Es grande recordar a una persona de esta forma.

No hay comentarios: